sábado, 2 de mayo de 2009

Lección 3: ¿Qué les predicaré? a. El Sermón

EL SERMÓN.- Al conjunto de ideas y enseñanzas que toman como vehículo la palabra hablada y que son dirigidas a una o varias personas con un propósito definido, es a lo que llamamos SERMÓN. El sermón tiene como base sólida la Biblia, de lo contrarío éste se convertiría solamente en “doctas palabras de humana sabiduría”, pero carentes del poder transformador necesario. Es la Palabra de Dios predicada en espíritu y poder lo que logra los objetivos que deseamos.

Es, precismente, sobre el SERMÓN de lo que trataremos en esta sección. Al sermón lo podemos analizar desde dos puntos de vista: 1. Desde el punto de vista de su propósito y 2. Desde el punto de vista de su estructura.

1. Su propósito.- Desde el punto de vista de su propósito un sermón puede ser:
a) evangelístico (querigmáticos), b) doctrinal (didáctico), c) exhortativos, d) de aliento y
e) biográficos.

a) El sermón evangelístico.- El sermón evangelístico tiene como meta la conversión de las almas a Cristo. Esto quiere decir que el predicador tiene que hacer una elección correcta del material bíblico y extrabíblico que lo conduzca a ese objetivo. La Biblia está llena de pasajes hermosos que hablan de la salvación y los muchos aspectos de ésta. Está saturada por infinidad de temas que nos proveen una gran cantidad de aspectos diferentes que hacen que nuestros sermones sean más variados y novedosos.
El sermón evangelístico tiene que aplicar la clave paulina que se encuentra contenida en tres palabras: pecado, sacrificio y fe.

Pecado.- “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). En el sermón evangelístico el predicador tiene que adentrarse en la necesidad espiritual del auditorio: ·”Todos han pecado”. Tiene que hacerles entender que el pecado los separa de Dios y que necesitan acudir a la solución que Dios ha provisto.
Sacrificio.- “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”. (Rom. 3:24). Tiene que mostrarles con claridad la eficacia del sacrificio redentor de Cristo para perdón y limpieza del pecado y hacer posible la restauración de la comunión entre Dios y ellos. Para esto debe ser específico. El mensaje es para ellos; ellos son los necesitados, ellos son los pecadores y que por ellos Cristo murió.
Fe.- “A quién Dios puso como propiciación por nuestros pecados por medio de la fe en su
sangre” (Rom. 3:25). El predicador debe recalcar que las condiciones las puso Dios. Es la fe que que se apropia de la promesa salvadora de la gracia de Dios para hacer efectivo el sacrificio redentor de Cristo en “su alma muerta en delitos y pecados”.

He aquí algunos ejemplos de pasajes que se pueden utilizar para sermones evangelísticos: Juan 3:1-21; Juan 4:1-4 y ss; Mateo 9:1-8; Las tres parábolas de Lucas 15, etc

b) El sermón doctrinal.- El objetivo del sermón doctrinal es proveer una base sólida al creyente sobre las verdades básicas de la Biblia, sin las cuales le es imposible desarrollar una vida espiritual de estabilidad y continuo crecimiento.
En el sermón doctrinal el predicador tiene la responsabilidad de explicar, de una forma clara, sencilla y sistemática todas las verdades, de manera que los creyentes entiendan que cada enseñanza bíblica tiene que ver con el desarrollo de su vida espiritual y que es imposible su crecimiento cuando se desconoce la base (La Biblia) sobre la cual descansa su vida espiritual.
En este caso el predicador está llamado a conocer y entender las doctrinas fundamentales de la Biblia, de lo contrario su predicación resulta ineficaz y no produce el efecto que se busca. Conceptos vagos producen vidas espirituales vagas. Conceptos desconocidos no producen creyentes conocidos.
Ejemplos de temas sobre sermones doctrinales:

“EL PECADO Y SUS CONSECUENCIAS”
“EL PECADOR Y LA NECESIDAD DE SALVACIÓN”
“LA SALVACIÓN, PROMESA UNIVERSAL DE DIOS”, ETC.

Para que usted pueda, con eficacia, predicar sobre estos aspectos doctrinales tiene que tener un concepto bien claro y saber definir qué es el pecado y todo lo relativo a él. Qué cosa es salvación, por qué de su necesidad, sus alcances, medios para encontrarla, etc. Estos son solo dos ejemplos de todo un panteón doctrinal que conforma la fe evangélica.

c) El sermón exhortativo.- El propósito del sermón exhortativo es mover a la congregación, es hacerla reaccionar positivamente ante la demanda de la necesidad. El Espíritu Santo urge a poner manos a la obra, Dios demanda a hacer algo. Este tipo de sermón impele a la Iglesia o al creyente a hacer lo que no está haciendo o a dejar de hacer lo malo que está haciendo.
En este caso el predicador tiene que definir los defectos o los excesos, las causas y efectos, la naturaleza de la necesidad y como resolverla. Sobre todo debe imprimir un sentimiento de identificación, compromiso y convicción en las gentes que ellas se vean movidas a actuar como un solo hombre para lograr el objetivo.

En la Biblia tenemos algunos ejemplos de sermones exhortatorios: Las palabras de Moisés dirigidas al pueblo para recabar ofrendas para el tabernáculo. (Éxodo 35 y 36), El sermón de despedida de Josué exhortándolos a permanecer fieles aún después de su muerte (Josué 22), El discurso de despedida de Pablo en Mileto (Hechos 20:17-38), etc.

d) El sermón de aliento.- El propósito de este sermón es infundir ánimo, fuerzas, y aliento espiritual a la congregación en medio de las diferentes crisis que la vida secular impone a la Iglesia por el hecho de vivir en un mundo hostil a la fe.
Ni aún el creyente mas espiritual está exento del desánimo. Las Iglesias más grandes no están exentas de conflictos. Es hermoso cuando el predicador tiene conciencia de las situaciones que golpean su congregación y tiene palabras de ánimo a tiempo para sanar heridas o poner bálsamo. Dios habla al corazón de su pueblo infundiendo las fuerzas necesarias al cansado, aliento al desanimado, consuelo al triste y desamparado, confianza al desesperado.

En la Biblia tenemos ejemplos de sermones de aliento: Isaías 44:1-8: 52:1-12; Cap. 35; Juan 14:1-14; 1 Tesalonisenses 4:13 al 5:11), etc.

e) El sermón biográfico.- El sermón biográfico, analizándolo desde el punto de vista de su propósito, resalta la vida, hechos, cualidades, y experiencias de los grandes hombres y mujeres de Dios, impeliéndolas a imitar su fe. Es necesario, que, aunque se resalten las cualidades humanas, sin embargo y sobre todas las cosas debemos recalcar el trato deDios con ellos; cómo es que Dios se vale de individuos débiles, para llevar a efecto sus obra.

2. Su estructura.- Desde el punto de vista de su estructura, el sermón puede ser: Textual, tópico y expositivo. Analicemos cada uno en su orden.

a) El sermón textual.- Entendemos por sermón textual a aquél que toma sus puntos o partes principales del mismo texto. Se basa en un texto determinado de la Biblia. Por ejemplo, si tomamos como base a Juan 14:6, nos damos cuenta fácilmente que de él se desprenden tres aspectos o ideas principales de una verdad central plasmadas en tres declaraciones cortas:

Verdad central: “LO QUE JESÚS ES PARA EL HOMBRE”

Aspectos:

1. Jesús es el camino.
2. Jesús es la verdad.
3. Jesús es la vida.

A cada uno e estos puntos, el preciador pude agregar y ampliar de acuerdo a la iluminación y propósitos del Espíritu Santo, incisos que amplían cada aspecto de la verdad que se quiere resaltar. Por ejemplo tomemos el punto 1:

1. JESÚS ES EL CAMINO:
1.1. El camino exclusivo
1.2. El camino seguro
1.3. El camino correcto.

Como usted se dará cuenta, los incisos 1, 2 y 3 amplían la verdad que se quiere resaltar en el punto 1, quedando más completo el concepto o enseñanza que se quiere predicar. Lo mismo se puede hacer con los dos puntos restantes.

b) El sermón tópico.- La característica de este sermón es que sus puntos principales tienen como punto de partida un tema y no un pasaje. Los puntos principales necesitan el apoyo de un texto o un pasaje de la Biblia que tenga que ver, no solo con los puntos a desarrollar, sino también con el tema propuesto.



Por ejemplo:
Tema: “LOS TESOROS DE DIOS”

1. LOS TESOROS MATERIALES DE DIOS. Deut. 28:12-14
2. LOS TESOROS DEL REINO DE DIOS. Mateo 13:44-45
3. LOS TESOROS ESPIRITUALES DE DIOS. 2 Cor. 4:7

El sermón tópico se adapta muy bien para ser predicado por diferentes personas, cada una de ellas presentan un aspecto diferente de la verdad a enseñar. Si se adopta esta forma, se le debe indicar a cada predicador el aspecto específico y el tiempo límite para hacer su exposición, y no incursione ni en el tema ni en el tiempo de los otros.

Los puntos principales del sermón tópico pueden constituirse en un tema diferente dando lugar a un sermón independiente. Esto debe servir de alerta al predicador, si él solo es el que va a exponer la predicación, para no tomar demasiado tiempo en cada punto y pierda la atención y el interés del auditorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Acerca del Ministerio Luz y Verdad

Luz y Verdad es un ministerio transdenominacional de enseñanza bíblica y teológica, dirigido particularmente a las iglesias locales, con el objetivo de edificar a sus miembros y preparar a sus líderes.

El ministerio fue fundado a fines de la década del 90, por el pastor y misionero cubano Luis Enrique Llanes Serantes, su actual director. A lo largo de todos estos años, el pastor Llanes ha llevado las conferencias y seminarios Luz y Verdad a decenas de iglesias, en Argentina, particularmente en la región patagónica.

Además de las conferencias, talleres y seminarios, el ministerio cuenta con un sistema de estudios bíblicos, teológicos y ministeriales, en tres niveles, y el curso Alfa para nuevos convertidos. Los materiales de estudio usados en ellos, han sido escritos por el propio pastor Llanes, y son de distribución gratuita.

Luz y Verdad cuenta con presencia en Internet, a través de una red de blogs, en los que aparecen escritos y recursos de edificación para los creyentes en general, y los líderes cristianos en particular. El trabajo de edición corre a cargo de la hermana Alba Llanes, hija del pastor Llanes, la cual está radicada en California, Estados Unidos, y ha llevado hasta allí el Ministerio Internacional Luz y Verdad. La hermana Alba también aporta al ministerio, con sus escritos, sus conferencias, talleres y seminarios, así como con sus publicaciones personales por Internet.

Además de que el pastor Llanes es ministro ordenado de la Unión de las Asambleas de Dios, de Argentina, el Ministerio Internacional Luz y Verdad está avalado por COPLEM, el Consejo Pastoral de la ciudad de Puerto Madryn, provincia del Chubut, lugar donde tiene su sede actual.

Luz y Verdad mantiene la postura doctrinal propia de las Asambleas de Dios, en lo que atañe a los conceptos doctrinales fundamentales.